Las Biomoleculas de la Energia. | Qisoma ;
06 abril 2015

Las Biomoleculas de la Energia.

Por: Joaquín Teheran Lora


        Califica este artículo: 


biomoleculas

CARBOHIDRATOS, GRASAS y PROTEINAS.

En nuestra publicación anterior dijimos que en las células hacían presencia 4 tipos de biomoléculas (carbohidratos, grasas, proteínas y ácidos nucléicos). Nos detuvimos más al hablar de los ácidos nucleicos (ADN y ARN) dejando claro que estás moléculas eran las encargadas de acumular la información de la célula.
Ahora nos ocuparemos un poco más de las otras tres biomoleculas (carbohidratos, grasas y proteínas) que son las encargadas de la energía celular y corporal.

EL COMBUSTIBLE o LEÑA DEL CUERPO.

Una noche en una cabaña con temperaturas bajo cero se hace dramática cuando se dispone de poca leña para mantener la chimenea encendida. En horas de madrugada la leña se agota y el frío arrecia amenazando con congelarnos. Se debe encender la chimenea pero el único combustible con que contamos son los hermosos y antiguos muebles que hacen de la cabaña un lugar acogedor. Pero el instinto de supervivencia nos obliga a echar mano del hacha para partir la madera de los muebles y encender el fuego que nos mantenga con vida.

En el cuerpo tenemos tres fuentes de energía que mantienen vivo el fuego de la vida:
1. Los hidratos de carbono o carbohidratos o también glúcidos.
2. los lípidos o grasas y
3. las proteínas
Cada uno de estos tres tipos de sustancias, que las podemos considerar como “leña”, son utilizados por el cuerpo como fuentes de energía, pero siguiendo un orden de prontitud y prioridades.
Hablando en sentido estricto, de estas tres fuentes de energía, el cuerpo no tiene a las proteínas como combustible ordinario, de la misma manera en que cualquiera de nosotros no considera a los muebles de la casa como leña para la chimenea , aunque en casos desesperados puedan emplearse las sillas como leña, si no hay otra cosa disponible.
De igual manera sucede con las proteínas, que solamente son empleadas para producir energías en circunstancias desesperadas o cuando hay que liberarse de ciertos excedentes.
En cambio los carbohidratos y las grasas son la verdadera «leña» para el organismo. 

LA GLUCOSA ES LA FUENTE MAS INMEDIATA DE ENERGIA. 

Los carbohidratos suministran energía rápida, entran velozmente en la sangre en forma de glucosa (glucemia), que el cuerpo utiliza primero  como combustible y después convierte los sobrantes o excesivos en grasa.
En el cuerpo humano, hay grandes reservas de energía, pero el caudal de energía capaz de ser empleado instantáneamente es el glucógeno, que es una forma de almidón que está almacenada en el hígado (10% de la masa hepática) y los músculos (1% de la masa muscular).
El glucógeno se forma a partir de la glucosa presente en los carbohidratos: Azúcar, fruta, pan, arroz, cereales, patatas, etc.
El glucógeno es una forma que tiene el cuerpo de acumular energía. Se puede decir que el glicógeno o glucógeno es el "super combustible" o la gasolina del organismo humano.
el-glucogeno
Cuando se requiere energía, el glucógeno se convierte fácilmente por la acción de las hormonas glucagón (del páncreas) y la adrenalina (suprarrenales) en sus unidades de glucosa. (En realidad, el nombre de glicógeno es derivado de unas palabras griegas que significan “productor de glucosa”.) La glucosa producida de esta suerte se difunde en la sangre; y el torrente sanguíneo la transporta a todas las partes del cuerpo.
Es el combustible de los esfuerzos intensos; almacenado en los músculos y en el hígado funciona como una reserva de energía. 
El organismo puede almacenar hasta 600 g de glucógeno. Con ejercicio, esta reserva se agota rápidamente, y la falta de glicógeno produce agotamiento. Por ello los deportistas deben reducir el ritmo de entrenamiento cuando eso ocurre.
Vemos, pues, que la glucosa es el alimento inmediato del tejido orgánico humano. La economía del cuerpo se comporta de tal suerte que el contenido de glucosa en la sangre se mantiene sumamente regulado, a pesar de las variaciones en el consumo de comida y en el gasto de energía.

LAS GRASAS COMO CONCENTRACION DE ENERGIA. 

Otra forma que tiene el organismo de acumular energía es mediante las grasas. Cuando el organismo recibe energía en exceso a partir del alimento, especialmente de los carbohidratos, la almacena en forma de grasas, que podrá reutilizar posteriormente, especialmente cuando se agota el glucógeno.
De esta forma, las grasas representan el depósito más concentrado de abundante energía. A igual peso molecular, las grasas proporcionan el doble de energía que los hidratos de carbono o las proteínas: un gramo de grasa produce 9 Calorías, mientras que cada gramo de glúcidos o de proteínas solo producen 4 Calorías.

LA ENERGIA DE LAS PROTEINAS NO ES PARA GASTARSE.

Las proteínas son  alimentos de función  estructural, empleados por las células para sintetizar sus propias proteínas, que son utilizadas en los procesos de crecimiento y reparación del organismo (crean masa corporal). Sólo se consumen para producir ENERGÍA cuando se han agotado las reservas de glúcidos y de lípidos. 
En este caso primero se han debido agotar las reservas de hidratos de carbono, a continuación de lo cual el organismo consume sus reservas de grasas y es entonces cuando acude a las proteínas. Las proteínas son en verdad como los muebles de la cabaña, que solamente son utilizados como leña para mantener encendida la chimenea en casos extremos, pero muy extremos.
He aquí el peligro que este extremo tiene dada la función de construcción de las proteínas.
Cuando el hombre entra en inanición agota la grasa, recurriendo a continuación a las proteínas. El nitrógeno amino es obtenido en primer lugar de las proteínas plasmáticas, especialmente de la albúmina. Otros tejidos, con un metabolismo rápido (hígado y páncreas) tienden a perder con rapidez sus proteínas.
El músculo es lento en proporcionar el nitrógeno pero como representa el 60% de las proteínas, constituye el principal reservorio.  Puede perder hasta un 6% de su masa proteíca por día. 
El valor calórico de las proteínas  es de 4 Kilocalorías por gramo combustionado. 
jotelo
IMPORTANTE: ESTA INFORMACIÓN NO ES, NI SUSTITUYE EN NINGÚN CASO LA CONSULTA, TRATAMIENTO O DIAGNÓSTICO DEL PROFESIONAL DE LA SALUD COMPETENTE. 

Por: +Joaquín Teheran Lora (Jotelo)


Ten en cuenta las siguientes sugerencias y RECUERDA que, "COMPARTIR ES BUENO"



Qisoma es una página independiente y libre de costos para sus lectores. Si encuentras que nuestro esfuerzo  y la información que compartimos te ha sido útil y de ayuda, considera apoyarnos con una donación.  Mantener vigente y actualizado el blog demanda unos gastos de tiempo y sostenimiento que rebasan nuestra capacidad de cubrirlos. Contáctanos a nuestro correo qisoma@hotmail.com para darte instrucciones de cómo hacerlo.

De antemano muchas gracias.


Por: Joaquín Teherán Lora





COMENTARIOS:
Puedes comentar DIRECTAMENTE en el Blog, no sin antes advertirte que TODOS LOS COMENTARIOS ESTÁN SIENDO MODERADOS.Te anticipamos que no publicaremos los comentarios cuyo remitente firme como ANONIMO.
SOLO SERÁN PUBLICADOS DESPUÉS DE SU APROBACIÓN.

Además de comentar también puedes compartir o recomendar este artículo.
Gracias de antemano por tu valiosa opinión.

No hay comentarios :


cerrar
suscripcion